jueves, 24 de abril de 2014

Episodio V: Dan Harmon contraataca

COMMUNITY – Quinta Temporada


¿Quién dijo meta?

Tras su airado despido al final de la tercera temporada, Dan Harmon, creador y showrunner de la sitcom más meta y referencial de la televisión, Community, volvió a tomar los mandos de la misma tras el descalabro que supuso la cuarta entrega. Estos 13 nuevos episodios rodados bajo el mando de Harmon, han devuelto la serie a sus esencias y la han reconciliado con los fans decepcionados con la cuarta temporada. Harmon ha hecho borrón y cuenta nueva, sin por ello dejar de lanzar pullas al hiato que supuso su ausencia. Si Amy Sherman-Palladino aseguraba que ella no había visto la última temporada de Gilmore Girls, que se rodó tras su marcha de la serie, no has quedado claro que el badass de Dan Harmon si vio la season 4 de Community y no le hizo ni puta gracia. Community era y vuelve a ser una serie de microhistorias embasadas en 20 minutos (a veces 40), no una serie de personajes. Los responsables de la cuarta temporada decidieron que, visto que no iban a poder seguir haciendo la serie de Harmon sin Harmon, que no podían jugar en su personal y caótico mundo, la llevarían hacia una sitcom de personajes. No era a priori una mala solución, el problema es que los personajes de Community no son entrañables, ni te puedes identificar con ellos ni tienen una gran dinámica grupal. Es una sitcom de autor, de tramas, de ideas, no de personajes, de sentimientos.

El contraataque de Harmon en su regreso triunfal ha consistido en eliminar a la oposición interna (su relación con Chevy Chase era terrible) y olvidar las tramas centradas en personajes para volver a las tramas sustentadas sobre conceptos. El resultado ha sido volver al formato natural de la serie en la que se mezclan, a lo largo de la temporada, tres clases de capítulos. Por un lado, los mediocres, puro relleno que aburre a cualquiera. De esos hemos tenido 3 o 4 este año. A medio camino, los interesantes, como los de Dragones y mazmorras o G.I. Joe (5x10 y 5x11) que sin ser brillantes, son capítulos notables, sustentados sobre buenas y originales ideas. Y en el otro extremo, los brillantes, esas pequeñas obras maestras del humor, edificadas sobre la vasta cultura audiovisual americana. Este grupo estaría formado por el capítulo de homenaje-parodia (ese eterno binomio que eleva a esa ficción) al cine de David Fincher (Basic Intergluteal Numismatics, 5x03), el de la lava (Geothermal Escapism, 5x05), el de la aplicación social (App Development and Condiments, 5x08) y la season finale, culmen de la identificación Greendale-Community (Basic Sandwich, 5x13). De todos ellos, el de Fincher y el de la aplicación formarían parte de mi selección de capítulos favoritos de la serie. El primero, en parte porque como fan del cine de Fincher me lo pasé como un enano con la investigación inconclusa sobre un criminal que se dedicaba a poner monedas en las rajas de los culos. Y el segundo porque esa distopía a lo Black Mirror me pareció que está fantásticamente escrita y que tiene un discurso que sin ser nada complejo sí que es muy interesante. ¿Y si Charlie Brooker y Dan Harmon hicieran una serie juntos? ¿Implosionaría el planeta de juntar tanta mala ostia y tanta pluma bien afilada?

La trama de fondo de la temporada (en la que además de Chase se fue Donald Glover) fue la necesidad de salvar a Greendale, evolucionando el grupo de estudio en un grupo de salvamento. Dicha premisa adquirió peso en los dos últimos capítulos, en que tras por fin conseguir que la universidad cumpliera unos mínimos estándares de calidad tuvieron que hacer frente a su venta. El mensaje fue claro. Harmon volvió a la quinta temporada para reformar su serie (tituló ni corto ni perezoso, a la season premiere como Repilot), que estaba en ruinas tras la cuarta, y tras lograrlo quiere que NBC le dé la deseada sexta temporada. Cumpliendo el famoso grito de guerra #SixSeasonsAndAMovie. Con un capítulo que nos ha dejado un gran sabor de boca, con el ingenio (pero también la irregularidad) de su creador intacto, con la cadena en crisis y con la posibilidad de sindicar a la serie en el horizonte, la renovación no parece imposible. Sí, sus audiencias son malas, pero es que NBC más allá de The Voice, The Blacklist y el fútbol americano no tiene en su parrilla de prime-time ningún programa que arroje grandes datos de audiencias. Habrá que esperar para ver cuál es el veredicto, pero ojalá, ojalá, ojalá, tengamos más Community en 2015.

No hay comentarios:

Publicar un comentario