viernes, 16 de mayo de 2014

El placer de compartir series

Estos dos sí que saben lo que significa compartir

Veo series que no puedo compartir. Series que nacen y mueren en el mundo físico ante mis ojos. Después sólo flotarán en mi cabeza, o como mucho hablaré de ellas aquí. Nada más. El arte puede ser muy asocial. La forma de consumir arte puede ser individualista, inconexa. Me pasa constantemente, y más con las series que con las películas. Puedo ver Borgen y ser una persona muy feliz durante su visionado. Quedarme muy triste cuando ya no tengo más capítulos que consumir. Pero tanto en la cima anímica como en lo más hondo de la caída, estoy solo. Esa soledad del hombre moderno de la que habla Her. De la que habla Louie. Y entonces termino hablándome a mí mismo. Joder, qué buena es Borgen, ostia. El súmmum de la incomunicación en tiempos del mundo global. Razonar mentalmente no implica discusión, intercambio de pareceres, compartir opiniones, pasiones, tristezas, risas. En momentos así, las series, que son en cierta forma la cueva donde me cobijo cuando me siento solo, también se convierten en causa de esa soledad. Veo series porque me siento solo, me siento solo porque veo series. Es una dinámica compleja. Gris.

Obviamente, internet, los blogs, las webs, y sí, Twitter, abren una brecha en esa desconexión. Es más, veo Borgen porque la descubrí en algún blog o seguía a alguien en Twitter que hablaba maravillas de ella. Internet abre muchos cajones llenos de series y te invita a pegarte un atracón tras otro. Y después está ahí, para que vuelques lo que sientes y piensas, como estoy haciendo yo ahora mismo. Pero esta conexión que se genera, esta comunicación entre desconocidos, sigue teniendo sus limitaciones. Porque al fin y al cabo la comunicación, por muchos intercambios de mensajes que hagas no será nunca tan fluida como en la vida real, física, normal, del cuerpo a cuerpo y de la frase a la frase. 140 caracteres no puedo desarrollar mi visión sobre Borgen. Tampoco en 10 mensajes de 140 caracteres. Simplemente porque hay pasiones que internet no es capaz de captar. Internet no me puede captar con una Estrella Galicia en la mano vociferando en la calle. Sí, internet me ayuda a conocer a gente nueva. Gente interesante que vive en otros sitios, que vive otras vidas. Y a veces acabas intimando con esa gente, con esos desconocidos, que terminan convirtiéndose en amigos. Y entonces la comunicación muta. Porque no hablas igual con un amigo que con una persona que no lo es. Ni mides las palabras de la misma forma, ni te preocupas tanto de que tus argumentos se enroquen sobre sí mismos hasta resultar delirantes o inaccesibles. Y entonces, quizás, se rompa el muro.

La otra forma de consumir series es la abiertamente social. Ver Game of Thrones y poder comentarla con cualquiera que te encuentres una noche de cervezas. Es la televisión compartida. Un acto, el de ver un capítulo de una serie cada semana, que tus amigos también realizan. En el primer párrafo hablaba de las series como desconexión, como un “me bajo del mundo”. En el segundo de las series como conexión, como descubrimiento, tanto de ellas mismas como de otras personas que también las ven. Ahora hablo de las series como re-conexión o mantenimiento de la misma. Ver series como actividad social equivalente a “vayamos a” “juguemos a” “tomemos un”, y a su vez complementaria de las mismas. Con el paso del tiempo la gente va tomando diversos caminos en su vida. Cada vez es más difícil, salvo que vivas en una ciudad grande y casi todos tus amigos también, estar físicamente al lado de ellos a menudo. Pueden pasar meses, incluso años, sin que vea a mis amigos. Puedo estar meses sin ir a casa, puedo estar meses sin recibir visitas en Santiago. En este contexto, el “tomemos unas cañas a la noche” no realizable. Pero “¿Habéis visto Shameless ya? No comentamos nada hasta que todos lo hayamos visto, apurad” sí lo es. Y esto, la posibilidad de compartir series, emociones, chistes, referencias, frustraciones, con gente que me importa, es una de las cosas que más me gustan de ver series. Si tus alegrías no son compartidas, son menos alegres. Feliz, cumpleaños, Seño :p

2 comentarios:

  1. Pues sí, y la de cosas y series que nos quedan por compartir. Muchas gracias camarada ;) Y vivan Fiona y Steve <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja sabe usted que <3
      Y a tope con lo otro, quién me lo iba a decir a mí al inicio xD

      Eliminar