miércoles, 10 de junio de 2015

Sensibilidad y ¡acción!

SENSE8 - Primera temporada


Con carnaza y SIN spoilers (o eso creo)


El pasado fin de semana Netflix volcó la primera temporada de Sense8 (así, sin separar), la nueva obra de los hermanos Wachowski, esta vez en formato de ficción seriada de 12 capítulos. Junto a ellos, co-escribe J. Michael Straczynski, creador de Babylon 5, y en la dirección, además de los propios Wachowski, nos podemos encontrar a James McTeigue o a su amigo Tom Tykwer, entre otros. Casi como si se tratara de una reunión de cineastas que asombraron al gran público con sus primeros films. Así, tras sorprender con Bound y, sobre todo, Matrix en el caso de los Wachowski, V for Vendetta, en el de McTeigue, y Run Lola Run en el de Tykwer, sus carreras han terminado por generar una honda decepción. Precisamente con Tykwer, los Wachoswki codirigieron su gran logro (a nivel artístico) post-Matrix, la hipnótica, hermosa y a ratos absurda Cloud Atlas, la referencia más obvia de este puzzle de personajes en situaciones extremas que es Sense8.

La serie sigue a 8 personajes (4 mujeres, 4 hombres) conectados entre sí, de tal forma que pueden hablar entre ellos, proyectarse mentalmente y hasta ocupar el cuerpo de otro de los miembros del grupo. Juntos en la distancia, tendrán que luchar contra una macro-conspiración que pretender asesinarnos a ellos y a los demás seres ¿humanos? que tienen dichas características especiales, cuya sensibilidad permite que se pongan, literalmente, en la piel del otro. Y a la vez, tendrán que hacer frente a sus propios problemas personales, así tenemos desde una mujer que tiene que lidiar con un delito de corrupción que no ha cometido (mi personaje favorito, sin duda alguna), hasta un gay armarizado (el español Miguel Ángel Silvestre), pasando por un conductor de autobús que se ve sumido en una lucha entre bandas criminales o la chica que, buceando en su pasado, va desentrañando toda la historia.

Teniendo en cuenta todo esto, podríamos decir que Sense8 es a la vez una serie syfy, un drama de vidas cruzadas y un thriller de acción. Un cóctel multigenérico explosivo. Es también una ficción muy ambiciosa en cuanto a los temas que pretende tratar, pero muy naif en su forma de abordarlos. A ratos delirante, siempre entretenida. A veces está dotada de una sensibilidad muy poderosa, en cambio en otras ocasiones hace gala de una violencia banalizada hasta el extremo. Desde luego es una serie muy bien dirigida, con un empaque visual fabuloso, que hila razonablemente bien las historias y sobre todo que se maneja muy bien en los flashbacks de sus protagonistas. El problema de Sense8 es que cree ser mucho mejor de lo que es. Algo que les pasa habitualmente a los Wachowski. En realidad es la serie que harían unos adolescentes pajilleros, enamoradizos y amantes de las ensaladas de ostias. Por ello mismo es tan inocente, e incluso simple (hay diálogos que parecen escritos por Paulo Coehlo), pero también por ello tiene tanta energía. Está dotada de una vitalidad extraordinaria, inconsciente, enternecedora. En un tiempo en el que las grandes ficciones seriadas son oscuras y complejas (Game of Thrones, The Good Wife o la niña bonita de Netflix, House of Cards), Sense8 es una hermosa evasión. Como si respiráramos hondo, tras perseguir a alguien jugando al pilla-pilla. Felices y exhaustos.

Los partos en Sense8, son tan traumáticos como hipnóticos

Con esa mirada inocente, los Wachowski, que siempre han observado el mundo desde su particular punto de vista, deformándolo hasta hacerlo irreconocible, se aproximan, como dijimos, a temas de fuerte carga emocional como el amor (paternofilial, romántico y amistoso), la pérdida, la incomunicación o la diversidad (social, sexual, religiosa). Es tal la ambición que, obviamente, se quedan casi siempre en la superficie de todos estos temas. La aproximación al debate religioso es, por ejemplo, bastante ridícula. En cambio, en esa panorámica que hacen de la diversidad sexual, salen mucho más airosos, secuencia onírica de orgía plurisexual incluida. La reflexión sobre el amor entre padres e hijos sin ser honda, es cierto que funciona, incluso llega a emocionar, gracias, sobre todo, a que los personajes están escritos con mucho cariño. Quizás demasiado. Porque incluso cuando cometen actos atroces (la violencia desenfrenada es lo que tiene), los guionistas los tratan como héroes, exonerándolos de cualquier responsabilidad moral. Pero sin duda son estos personajes, además del atractivo visual de la serie, la gran virtud de Sense8. La trama de fondo no acaba de ser especialmente interesante, el villano, Whispers, no tiene entidad, y todo su discurrir es bastante predecible y formulaico. En cambio son esos pequeños momentos tiernos que comparten los protagonistas los que hacen que Sense8 pueda acariciar a sus espectadores. Esos momentos son, junto con la fabulosa puesta en escena, los que hacen que la serie sea tan hipnótica, por muchos fallos que acumule. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario