jueves, 7 de mayo de 2015

19 películas en busca de la Palma de Oro (2015)

CANNES 2015

Como ya hice el año pasado, he aquí un repaso a las 19 películas que pelearán por la Palma de Oro este año. A priori, este certamen tiene muy buena pinta. Pero incluso en un año malo, Cannes muestra muchas de las mejores obras del año cinematográfico. El año pasado dije que Ceylan era un claro candidato a la victoria y acerté. Obviamente las apreciaciones que pueda hacer en ese sentido se basan únicamente en las breves sinopsis de los films y sobre todo en el prestigio de sus directores. Apostar sobre premios cuando aún nadie ha visto las películas que aspiran a los mismos es muy osado. Así que, ante todo, perdón por mi osadía. Partiendo de esa base, me encantaría una victoria de Haynes, Sorrentino o Lanthimos, pero los cineastas asiáticos serán una competencia muy dura. He dividido los films en tres grupos, y clasificado las películas, según las ganas que tengo de verlas, de forma interna en orden descendente, y he coloreado en verde los 10 films a los que más ganas tengo este año. Será gracioso ver, a posteriori, lo muy desnortado que tengo el olfato. Por ejemplo, el año pasado, no estaban en mi top 10 de expectativas ni Ceylan, ni Szifrón,ni Zvyagintsev, y sin embargo sus películas fueron tres de los films que más me gustaron en 2014.

Autores no anglófonos que hablan en inglés


Youth de Paolo Sorrentino
The Lobster de Yorgos Lanthimos
Louder than Bombs de Joachim Trier
Cronic de Michel Franco
Il Racconto dei Racconti de Matteo Garrone

9 de las 19 películas a concurso en la Sección Oficial de Cannes son de habla inglesa, lo cual es bastante inusual en Cannes, la meca del cine de autor internacional. Sin embargo sólo 5 de las 9 películas habladas en inglés son netamente estadounidenses o británicas. No es que Cannes haya virado hacia Hollywood, sino que cuatro de los autores más interesantes del cine europeo han dejado de lado sus lenguas maternas y se han pasado al inglés y a los repartos internacionales. Hablamos de los italianos Matteo Garrone y Paolo Sorrentino, el griego Yorgos Lanthimos y el noruego Joachim Trier. A ellos se une el mexicano Michel Franco, que ha rodado su primera película en Estados Unidos.

Mateo Garrone estrena su tercera película consecutiva en Cannes tras haber rozado la Palma de Oro en las dos ocasiones anteriores. Tanto con Gomorra, la descarnada adaptación del libro de Saviano, como con Reality, una sátira sobre la telerrealidad, logró el Gran Premio del Jurado, el premio más prestigioso del palmarés tras la Palma. Ello debería convertirlo en un candidato muy sólido a la victoria final, sin embargo la película que presenta este año, Il racconto dei racconti (The Tale of Tales), es una cinta de corte fantástico sobre tres reinos ambientados en el Barroco. Un género y una historia que no pegan nada en Cannes, habrá que ver que sale de todo ello, los cuentos son terreno peligroso.

Más asiduo aún que Garrone a la Croisette, es su compatriota Paolo Sorrentino, que presenta su sexto film consecutivo en Sección Oficial. Ahí es nada. Sin embargo, al contrario que Garrone, los jurados no han sido muy generosos con él hasta el momento. Sólo Il Divo logró colarse en el palmarés ganando el Premio del Jurado. Tras irse La grande bellezza de vacío hace 2 años (dicen las malas lenguas que Spielberg, presidente del jurado, la boicoteó), a pesar de ser una de las grandes películas del festival, la deuda con Sorrentino empieza a clamar al cielo. Por eso La giovinezza (Youth) es una de las películas más esperadas de este año y también una clara favorita, a priori, a la Palma de Oro. Protagonizada por Michael Caine y Harvey Katel, narra el encuentro en un hotel de los Alpes entre dos amigos, un director de orquesta y un director de cine, que enfilan la recta que los conduce hacia la vejez. Como si el Gep Gambardella de La grande bellezza tuviera 15 años más. Particularmente me muero de ganas por verla.

El terrible, brillante y excéntrico Giorgos Lanthimos, regresa a Cannes tras vencer en Un certain regard en 2009 con su soberbia Kynodontas, para estrenarse en Sección Oficial con The Lobster, la particular visión de Lanthimos sobre el amor y la soledad, sobre cómo se forman las parejas y sobre el asfixiante miedo a quedarse solo. En el reparto están actores de la talla de Rachel Weisz (que también participa en la película de Sorrentino), Colin Farrell, Ben Whishaw, Olivia Colman o John C. Reilly. Otra de las películas que más me apetecen de este Cannes. El autor europeo más desconocido de los cuatro que he metido en este grupo es el noruego Joachim Trier, que al igual que Lanthimos se estrena en la Sección Oficial, tras haber presentado en Un certain regard su film anterior, la preciosa y triste Oslo, 31. August. Su tercer film, tras Oslo y la sensacional Reprise, se titula Louder than bombs, y tiene como protagonista a una fotógrafa de guerra. Un cambio en su carrera bastante drástico, pasando del retrato de Oslo como una ciudad bañada en melancolía a una historia más ambiciosa y con un reparto internacional en el que están Isabelle Huppert, Jesse Eisenberg, Gabriel Byrne, David Strathairn o Amy Ryan.

Cierra este bloque el mexicano Michel Franco, que presentará Cronic, la historia de un enfermero interpretado por Tim Roth que cuida de pacientes terminales. Franco se dio a conocer internacionalmente en 2012, cuando logró el máximo galardón en la sección Un certain regard del festival gracias al drama Después de Lucía. El trasvase de Franco al cine estadounidense confirma el creciente peso de los directores mexicanos en dicha cinematografía.

Los anglófonos de pura cepa


Carol de Todd Haynes
The Sea of Trees de Gus Van Sant
Sicario de Denis Villeneuve
Macbeth de Justin Kurzel

Más allá del cine de autor internacional, que tiene en Cannes su principal escaparate a nivel mundial, Hollywood, o más bien, su periferia, presenta en el festival todos los años algunas de sus películas más interesantes. En esta ocasión desembarcan en la Costa Azul cuatro de los films llamados a luchar por los premios de cine estadounidense, dirigidos por los consagrados Gus Van Sant, Denis Villeneuve y Todd Haynes, y el semi-desconocido Justin Kurzel.

Sólo 2 de los directores que compiten por la Palma de Oro la han ganado con anterioridad, y uno de ellos es el estadounidense Gus Van Sant, que en 2003 se impuso en Cannes gracias a la escalofriante y aséptica Elephant. Regresa a la Sección Oficial, tras estar ausente desde 2007 (Paranoid Park), aunque en 2011 participara con Restless en Un certain regard. Y lo hace con el actor de moda, Matthew McConaughey de protagonista, en una historia sobre dos hombres que se encuentran en el bosque del suicidio. The sea of the trees promete lirismo e intimismo. A priori me apetece muchísimo, habrá que ver, porque Van Sant es, ante todo, un cineasta muy irregular. En cambio, la presentación de Sicario supondrá la primera participación del canadiense Denis Villeneuve en Cannes. Tras impactarnos y destrozarnos con Incendies en 2010, y convertirse en uno de los autores más relevantes del panorama actual en 2013 con Prisoners y Enemy, Villeneuve salta al mundo del narcotráfico en la peligrosa frontera entre Estados Unidos y México. Hay mucha expectación por ver su Sicario. El reparto lo encabezan Emily Blunt, Benicio del Toro y Josh Brolin.

De todos los autores del queer cinema que sacudió el cine indie americano a principios de los 90, el que ha logrado cimentar una carrera sólida, más allá de esa corriente ha sido sin duda alguna Todd Haynes. Y lo ha hecho convirtiéndose en el Douglas Sirk del S.XXI, el gran autor del melodrama audiovisual. Tras Far from heaven y Mildred Pierce, regresa a ese género con Carol, adaptación de una novela de Patricia Highsmith sobre un romance lésbico en los USA de los años 50. Lideran el reparto Cate Blanchett, Rooney Mara y Sarah Paulson. La fotografía corre a cargo de Edward Lachman y la música es de Carter Burwell. Llevo más de un año queriendo ver esta películaCierra el grupo Justin Kurzel, que se ha puesto al frente de una nueva adaptación de Macbeth. Más allá de que estamos ante una de las grandes historias literarias de todos los tiempos, el gran atractivo de este film reside en sus dos protagonistas, Marion Cotillard y Michael Fassbender, dos de los mejores intérpretes del cine actual.

La armada francesa


Dheepan de Jacques Audiard
Marguerite et Julien de Valérie Donzelli
Mon Roi de Maïwenn
Valley of love de Guillaume Nicloux
La Loi Du Marché de Stéphane Brizé

El cine francés siempre está sobrerrepresentado en Cannes, es normal, es el país del chovinismo, y al fin y al cabo el festival es el gran escaparate de su cine de autor, al igual que Donostia es el nuestro. Sin embargo este año se ha criticado más de lo habitual la gran cantidad de filmes franceses en Sección Oficial. Además de estos 5, la película inagural (La tête haute) también es francesa.

En The Valley of love, Gerdad Depardieu e Isabel Huppert (me hace muy feliz que esté trabajando tanto) persiguen la sombra de su hijo fallecido hasta el valle de la muerte, en Estados Unidos. Cabe suponer que en ese valle no encontrarán a su hijo, que los ha citado allí post-mortem, sino que se encontrarán a sí mismos, y sobre todo, el uno al otro. A pesar de tener casi una decena de películas a sus espaldas, esta es la primera vez que Guillaume Nicloux participa en Cannes. Otro director francés que se estrena en Cannes este año es Stéphane Brizé, con La loi du marché, una historia ambientada en la crisis económica y con la amenaza del paro y las condiciones laborales como puntos de conflicto. Tendrá que ser muy buena para estar a la altura de Deux jours, une nuit, de los hermanos Dardenne. Y la tercera cineasta francesa que es una novata en la Sección Oficial es Valérie Donzelli, que se situó en el panorama internacional gracias a la tierna pero dura, La guerre est déclarée (2011). Lleva a Cannes Marguerite et Julien, un drama romántico sobre dos amantes imposibles perseguidos por la sociedad. Esperemos que logre la consagración como una de las directoras más interesantes del cine francés actual.

Al contrario que los tres cineastas anteriores, Maïwenn ya ha competido en Cannes antes, con Polisse, que en 2011 ganó el Premio del Jurado. En su segunda participación presentará Mon roi, otra historia de amor pasional y tortuoso, protagonizada por Vincent Cassel y Emmanuelle Bercot. El último director francés en competición, y el más ilustre de todos ellos, es Jacques Audiard, Dheepan es su tercera participación consecutiva, tras quedarse a las puertas de la Palma de Oro en 2009 con Un prophète, con la que ganó el Gran Premio del Jurado, e irse de vacío en 2012 con De rouille et d’os. Dheepan estará centrada en un refugiado de Sri-Lanka y adaptará libremente las Cartas Persas de Montesquieu. Este combo promete mucho. Además Audiard es de esos autores que hagan lo que hagan, siempre resulta interesante. A priori, es uno de los cineastas mejor situados en la lucha por la Palma.


Asia y el resto del mundo


Umimachi Diary de Hirozaku Kore-eda
Mia Madre de Nanni Moretti
Shan He Gu Ren de Jia Zhang-Ke
Saul Fia de László Némes
Nie Yinniang (The Assasin) de Hou Hsiao Hsien

Tras contar con una presencia bastante discreta el año pasado, el cine asiático recupera peso en la Sección Oficial de Cannes con tres de sus principales autores de las últimas décadas: el chino Jia Zhang-Ke, el taiwanés Hou Hsiao Hsien y el japonés Hirozaku Kore-eda (sin contar con que en Un certain regard hay cineastas del nivel de Kawase, Weerasethakul o Mendoza).  Completan la Sección Oficial, el tercer autor italiano a concurso, Nanni Moretti, y el húngaro Laszlo Nemes.

Jia Zhang-Ke vuelve a la Sección Oficial de Cannes por cuarta vez, tras lograr con su anterior film, Tian zhu ding (A Touch of Sin), el premio al mejor guion en 2013. En esta ocasión presenta Shan he gu ren (Mountains May Depart), un film ambientado en un futuro próximo, del que poco se sabe hasta el momento. Por su parte, Hsiao Hsien presentará Nie yin niang (The Assassin), una historia de artes marciales con elementos mágicos que se aleja bastante de su cine habitual. En tercer lugar, el cineasta japonés más interesante de la actualidad, Hirozaku Kore-eda, regresa a la Costa Azul tras lograr el Premio del Jurado con su anterior film, Like father, Like son (2013). Su nueva película, Umimachi Diary, se centrará en la vida de tres hermanas, que conocen a su hermanastra adolescente en el funeral de su padre. Nadie retrata tan bien la infancia como Kore-eda, y muy pocos desprenden su humanismo. Una de las películas que más me interesan, a priori, de este certamen.

El otro cineasta, además de Van Sant, que compite este año y que ya tiene una Palma de Oro en su haber es Nanni Moretti, cineasta habitual del festival, que venció en el 2001 con La stanza del figlio. Este año Moretti estrenará Mia madre, un drama familiar, el género que mejor resultados le ha dado hasta el momento. Por su parte, el húngaro Laszlo Nemes se estrena como director compitiendo en la Sección Oficial de Cannes, ni más ni menos. Su film, Saul fia (Son of Saul), debe ser muy interesante, para haber sido seleccionado. La película se centra en un prisionero de Auschwitz, que se encarga de quemar los cadáveres de sus compañeros en el campo de concentración.

No hay comentarios:

Publicar un comentario