lunes, 18 de agosto de 2014

Emmysalternatives 13/14 I: Actores de Miniserie/Telefilm

Todos los años confecciono mis propios Emmys y ya que este es el primer año que tengo este blog, pues creo que era pertinente ponerme aquí a cantar mis alabanzas. Así, que este es el primer post de mis Emmysalternatives (Fringe mediante).

Actriz de reparto


6. Kathy Bates por American Horror Story: Coven
Nos ha dado muchos momentos divertidos esta incorporación de la gran Kathy Bates a AHS. La secuencia en la que ve Raíces no se me olvidará jamás. Pero quizás esperaba más. No fichas a una actriz del tamaño de Bates para darle un papel tan secundario. Ha sido un placer, pero uno demasiado corto.


5. Angela Bassett por American Horror Story: Coven
Estaba Angela Bassett bastante fuera del mundillo y entonces le ofrecieron este papel de bruja vudú diva y ¡boom! Hemos descubierto que no sólo no envejece sino que mola mucho. Buscarle una némesis a Jessica Lange que fuera capaz de medirse a ella en una pelea de zorras e incluso ganarle era una tarea complicada. Por ello el acierto de fichar a Bassett ha sido mucho mayor. Su forma de mirar, de mascullar las palabras y de mover los brazos daba a la vez miedo y risa. La mezcla perfecta.


4. Amanda Abbington por Sherlock: His Last Vow
En el show de Cumberbatch y Freeman no era fácil resultar hipnótica, capturar la atención, crear un personaje por el que uno puede sentir lástima y miedo. Pero Abbington fue capaz de hacerlo, sobre todo porque su rostro es capaz de ser misterioso pero también muy transparente. Una pena que no esté nominada al Emmy, porque lo merecía. Lo merecía mucho.


3. Frances Conroy por American Horror Story: Coven
En el enorme circo que ha sido Coven, la temporada más ligera de la American Horror Story de Falchuk y Murphy, Frances Conroy ha brillado con luz propia. Quizás porque el suyo sea el personaje más extremo de esta historia, también el más divertido, el más desquiciado. Conroy se mueve en él sin caer nunca en el ridículo, y eso es muy difícil. Demuestra una vez más que es una de las grandes actrices televisivas de todos los tiempos y que su osadía y capacidad de mutación no conocen límites… aún.


2. Julia Roberts por The Normal Heart
Entre August: Osage County y The Normal Heart, Julia Roberts se ha vuelto a situar en la primera línea interpretativa americana, y lo ha hecho entregándose sin miedos a dos personajes muy agrios, muy ariscos, muy torturados. Aquí se pasa la película enfadada, al igual que el protagonista, enfadada por no poder luchar contra una plaga que lo desborda todo porque nadie quiere hacerle caso. Roberts grita mucho y tiene algún monólogo bañado en furia que podría resultar demasiado fingido, y sin embargo sale airosa, yo me creo a esta Julia Roberts, a su ira y a su impotencia.

1. Allison Tolman por Fargo


La irrupción de Fargo en panorama televisivo ha sido la de un torbellino. Ya sabíamos que Freeman, Odenkink o Thornton eran actores solventes y con talento, la gran sorpresa que nos ha deparado la serie (más allá de su empaque visual y sus guiones medidos al milímetro) ha sido Allison Tolman, un enorme soplo de aire fresco. Ser la sucesora de la enorme (y oscarizada) Frances McDormand de Fargo (Coen, 1996), la película, era un reto muy difícil de afrontar, pero Tolman lo ha hecho con nota. Su rostro, entre inocente y perspicaz, y su forma de moverse por el espacio, torpe pero segura, han convertido a su Molly Solverson en uno de los personajes más disfrutables de esta temporada televisiva. Ojalá su físico no le impida tener una gran carrera, porque esta mujer tiene muchísimo talento.

Actor de reparto


6. Keith Carradine por Fargo
Eterno secundario, Carradine encarna en Fargo a un personaje que parece sacado de un western de John Ford o Howard Hawks. Ese hombre de vuelta de todo, cansado de la vida que se refugia en su cantina para observar un mundo cada vez más peligroso. Carradine dota al personaje de una presencia imponente que hace que cada frase suya sea una delicia. En el duelo verbal con Billy Bob Thornton o en la conversación con su “nieta”, al final de la temporada, se luce.


5. Colin Hanks por Fargo
Es casi un leitmotiv este año encontrarse en esta categoría con actores que han demostrado por primera vez que tienen talento. El caso de Colin Hanks como paradigma. Tras su bochornosa actuación en Dexter, comencé a odiarlo profundamente y cada vez que veía su nombre pulular sobre algo sacaba la guadaña. Pero no, esta vez no. Esta vez, Hanks ha encontrado un papel hecho a su medida, de bobalicón persistente. Y lo borda. Él y Allison Tolman son el centro emocional del relato y son capaces de dotar a su relación de la sensibilidad y la entrañabilidad necesarias.


4. Joe Mantello por The Normal Heart
Este hombre tiene una secuencia de ira y dolor descontrolados que grita premios. Esa secuencia, en la que se enfrenta al protagonista, resume a la perfección de qué pretende hablar el telefilm, la lucha en la comunidad gay sobre cómo afrontar la epidemia del SIDA. La interpretación de Mantello es todo pasión, y la pasión, debería ser reconocida.


3. Taylor Kitsch por The Normal Heart
De todos los actores del telefilm de Ryan Murphy el único que no ha sido nominado al Emmy es Taylor Kitsch. Y no podría parecerme más injusto. Él y Bomer son las dos grandes sorpresas de la película. El suyo es el segundo personaje de más peso en la historia, el antagonista, un hombre corroído por sus miedos. Es un papel muy complejo y Kitsch sale airoso. Muchos eran los que creían que el Riggins de Friday Night Lights no daba para más. Craso error.


2. Matt Bomer por The Normal Heart
Es el favorito claro a ganar el Emmy el próximo día 25. Tiene transformación física, progresión dramática, conflictos emocionales. Todo. Es un papel redondo, y los ojos de Bomer le dan esa tristeza tan magnética, tan mágica. Hasta ahora no había demostrado ser nada más que una cara bonita. The Normal Heart es un punto de inflexión en su carrera


1. David Morse por Treme


Morse en Treme ejemplifica, más que ningún otro actor, el cansancio de luchar y perder una y otra vez contra ese muro de fatalidad llamado corrupción. En su caso, la corrupción policial. Un hombre honesto rodeado de lobos moralmente podridos. Y David Morse que es un actor veterano y curtido, logra transmitir ese hastío y que empaticemos con este pobre diablo. En una serie muy emocional es difícil destacar cuando además hay 10 personajes con más peso. Pero él lo consigue.

Actriz


6. Julianne Nicholson por The Red Road
The Red Road tenía que ser la serie que consolidara la irrupción de Sundance Channel en el escenario del cable de calidad, tras los estreno de Rectify y Top of the lake. El piloto corrió a cargo de James Gray, la serie tenía atmósfera y dramas truculentos, y sin embargo, se quedó en tierra de nadie, pasando bastante desapercibida. Su mayor reclamo fue sin duda poder disfrutar de Julianne Nicholson. Conocí a esta actriz hace poco, un par de años a lo sumo. Y sin embargo estoy totalmente prendado de ella. Es magnética. Tiene una densidad dramática acojonante.


5. Khandi Alexander por Treme
Viendo Treme y Scandal, es imposible establecer una línea que lleve a Alexander de una a otra. ¿Cómo rayos se puede estar tan bien, tan creíble, con tanta fuerza, tan pasional en una serie, y tan mal, tan pasada de rosca, tan encocada en otra? No soy capaz de entenderlo. Pero desde luego Khandi Alexander ha estado otro año más soberbia en Treme, en su temporada quizás, menos trágica… o no. No es una actriz contenida ni sutil, pero su Ladonna respira verdad y ganas de seguir luchando a pesar de todas las hostias que te da la vida.


4. Kristen Wiig por The Spoils of Babylon
The Spoils of Babylon es una de esas marcianadas que sin ser nada del otro mundo, ni pretender serlo, hay que agradecer que existan. Aunque sólo sea por hacer algo diferente, arriesgado en su falta de pretensiones. Lo mejor de esta miniserie/sitcom (ojo a la combinación) es además de algunos gags y secuencias muy conseguidos (la historia en blanco y negro riéndose de la beat generation: Guau) disfrutar de Kristen Wiig tan desmadrada como cuando trabajaba en Saturday Night Live. Cuando una persona tiene que afrontar secuencias en las que se enfrente en modo duelo de bitches con un maniquí y sale airosa a golpe de carcajadas, sabes que tiene mucho talento. Y sí, Wiig lo tiene, y su nominación al Emmy ha sido una grata sorpresa.


3. Melissa Leo por Treme
Incluyo a Leo, aunque ella no se ha presentado a estos Emmys, quizás cansada de que la hayan vilipendiado todo este tiempo. Ya sabemos cómo se las gasta la amiga Melissa con respecto a los premios, bueno, y a la vida en general. Y justamente por eso su interpretación en Treme siempre me ha fascinado tanto. Cómo una mujer tan excesiva es capaz de componer un personaje tan contenido, pausado, tranquilo. Empeñada en luchar contra las injusticias que la rodean esta abogada de causas perdidas, va desgastándose poco a poco sin nunca venirse abajo. El muro que ha sobrevivido al vendaval y que también sobrevivirá a todos los que estén por venir. Esa persistencia, esa obsesión por atrapar la verdad las refleja Leo a las mil maravillas. Es una actriz inmensa.


2. Sarah Paulson por American Horror Story: Coven
De todos los despropósitos de los Emmys pasados (vamos, como todos los años), el único que me dio rabia de verdad fue como le robaron el premio a Sarah Paulson por su icónica, deslumbrante y fascinante interpretación de Lana Winters (Banana, para los amigos) en la segunda temporada de American Horror Story. Este año ha decidido presentarse en protagonista (status que ya tenía en realidad el curso anterior) y medirse de tú a tú contra el otro pilar de la serie, la enorme Jessica Lange. Si en Asylum, yo creo que Paulson le ganaba de calle, este año, ha estado un par de escalones por debajo, sobre todo porque su personaje tuvo un inicio muy tibio, muy poco trabajado. Ella, en cambio, ha estado otra vez más, fantástica, moviéndose entre la debilidad y la fortaleza.


1. Jessica Lange por American Horror Story: Coven


La reina de todas las grannies se echó Coven a sus espaldas (sobre todo en su primera mitad) e hizo lo que mejor sabe hacer… ser divertida, enigmática, carismática e hipnótica. Con Jessica Lange de por medio todo es mejor, y si no hubiera sido por ella quizás Coven habría resultado pesada. Sexy y pérfida como siempre, su forma de moverse y adueñarse del espacio ha sido aún más fascinante que nunca. Maestra del engaño y los dobles sentidos, escucharla hablar es uno de los grandes placeres de la televisión. Pena que la próxima temporada sea la última de Jessica Lange al timón. Ojalá un Emmy para recompensar su dedicación a la serie.

Actor


6. Idris Elba por Luther
Si hay una interpretación física esa es la de Idris Elba como el destructivo John Luther. Más que de expresión, el suyo es un trabajo de presencia física. De que cuando aparezca en cuadro imponga. Este detective es como un huracán, lo despedaza todo a su paso y el tamaño y la forma de moverse y actuar de Elba hacen que nos lo creamos, que nos creamos que es un agujero negro que arrastra todo en su caída.


5. Wendell Pierce por Treme
Es difícil ser el faro de optimismo y esperanza en una serie que trata temas tan oscuros como la corrupción, la violencia o la especulación. Lo que necesitaba su personaje era ante todo carisma, y Pierce derrocha carisma y gracia. Por eso mismo, cuando su personaje se lleva ostias, duelen mucho más, porque al cambiar de la risa al dolor, el rostro de Pierce nos hace cómplices de la filosofía de vida de ese hombre.


4. Clarke Peters por Treme
No es fácil interpretar a un hombre que se encamina hacia el fin de sus días. No puede serlo, porque mezclar a la vez la más honda de las tristezas y una extraña calma resignada antes de que suceda lo inevitable es algo muy complejo. Clarke Peters ha conseguido en esta última temporada de Treme una especie de milagro y lo ha hecho sin estridencias, con mucha serenidad, con contención. Ha sido un espectáculo precioso.


3. Billy Bob Thornton por Fargo
Cualquiera de los 3 nombres que me quedan sería un ganador enorme, 3 interpretaciones bestiales, que sinceramente no creo que vaya a olvidar en mucho tiempo, pena que sólo pueda ganar uno. En el tercer puesto he colocado al favorito de cara al día 25, Billy Bob Thornton por interpretar al demoníaco Lorne Malvo, uno de los villanos más fascinantes de la televisión. Un icono instantáneo. Nunca ha estado mejor Thornton, jamás. Si Javier Bardem estaba bien en No country for old men (Coen, 2007), Thornton lo supera, a la expresión (o inexpresión) y los andares, suma un sentido fino de la ironía para recitar algunos diálogos maravillosamente escritos. Uno sólo puede quitarse el sombrero ante la creación de este monstruo.


2. Mark Ruffalo por The Normal Heart
Antes de nada, es justo decir que yo soy un ruffalista de pro, desde You can count on me (Lonergan, 2000) y lo he reivindicado siempre que he tenido ocasión, sobre todo con alguna nominación al Oscar que le han robado, como la de Zodiac (Fincher, 2007). Es un actor que me gusta, que es capaz de mutar en múltiples y muy diferentes personajes, de transmitir esa sensación de incertidumbre vital. Su papel en el telefilm de Ryan Murphy es un regalo caído del cielo, un hombre atormentado por sus propias y muy polémicas ideas, marginado entre los marginados, la comunidad gay. Se pasa toda la película gritando, y eso, que podría resultar insufrible, no lo hace, porque Ruffalo consigue que entendamos al personaje, que su frustración, que su ira, las sintamos también como nuestras. Al entregarse al personaje a tumba abierta, logra implicarnos tanto que sus heridas también nos sangran a nosotros. Está fantástico.


1. Martin Freeman por Fargo


Siendo directos, lo que hace Freeman en Fargo no es de este mundo. Es una exhibición acojonante. Una de las evoluciones de personaje más ricas y matizadas que he visto en tiempo. Y todo, como este pobre diablo va transformándose en un monstruo, está en la cara de Martin Freeman. Hasta el más mínimo detalle está medido en esta interpretación. Todo está en su rostro, en los pequeños gestos, en como torna los labios o abre los ojos. Es fascinante. Una interpretación antológica, de esas que decimos que deberían de estudiarse en las escuelas de cine o de interpretación. El viaje de un perdedor a un triunfador maligno a través de una cara.

4 comentarios:

  1. Solo he visto the normal heart y me parece que los cuatro se salen, eso si, a mi no me gusta julia roberts, yo no me la creo, aunque la he visto doblada y tal

    por cierto, te has olvidado de http://goo.gl/EsOHeu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me habías dicho que la habías visto!! :)
      jajajaja ambos sabemos que no me olvidé de él xD
      PD: Tienes que ver Fargo... te lo había dicho ya? jajajaja

      Eliminar
  2. ¡Los Emmysalternatives! ¡Por fin! :D

    Yo solo he visto The normal heart y estoy de acuerdo con el comentario anterior, los hombres están genial pero no acaba de convencerme esta Julia Roberts.

    Quiero mucho a Julianne Nicholson.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja sabes que lo mío con Julia se debe a mi desviación y esas cosas... JAJAJAJAJA
      Julianne <3 (todas las mujeres Julianne y cobrizas son hamor. Totalmente comprobado xD)

      Eliminar