jueves, 7 de agosto de 2014

Aunque no pare de llover

THE KILLING -Cuarta Temporada


Andan por ahí peligrosos spoilers sueltos de la última temporada de The Killing

Tras haber resucitado dos veces, en esta ocasión sí, The Killing se ha terminado. Ya he visto esta cuarta temporada final compuesta por seis capítulos que puso el fin de semana pasado Netflix a disposición de todos sus usuarios. Broche de oro a una serie que supo rehacerse a sí misma tras los errores cometidos en sus dos primeras entregas, para volar alto (y libre) en las dos siguientes. Para la historia ya, nos deja a una de las mejores parejas policiales de la televisión, los autodestructivos e infatigables Linden y Holder, y una lluvia infinita que cala hasta los huesos. Personajes y atmósfera. ¡Personajes y atmósfera!

La temporada giró en torno a dos investigaciones, por un lado Linden (Mireille Enos, una fiera interpretativa) y Holder (Joel Kinnaman, todo humanidad, a la vez fuerte y frágil) intentando cazar al culpable del asesinato a bocajarro de una familia de clase alta; y por otro lado, Reddick (Gregg Henry) deshilando la madeja que los protagonistas tejieron después de que Linden matara a Skinner al descubrir que él era el asesino en serie al final de la tercera temporada. Así los puntos de interés de la historia son también dos, que acaban confluyendo en el catártico (y monumental) último capítulo. En primer lugar el proceso de derrumbe de Linden y Holder. En segundo lugar, las relaciones y revelaciones que nos van presentando en torno a los posibles culpables del crimen: el único superviviente de la familia, Kyle (Tyler Ross… vaya descubrimiento, ojalá se coma el mundo), dos de sus compañeros en la Academia Militar en la que estudia, AJ y Lincoln, y la directora de dicha Academia, la coronel Rayne (Joan Allen, como siempre, un placer). Está cimentada, por lo tanto, esta última temporada sobre los dos temas centrales de la serie, la adolescencia como territorio peligroso y la capacidad del ser humano de destruir lo que más ama, empezando por uno mismo.

No es país para jóvenes
En los tres casos que The Killing ha desarrollado a lo largo de sus cuatro temporadas, las víctimas eran adolescentes. En las dos primeras entregas, que adaptaban la serie madre, la danesa Forbrydelsen, una adolescente de vida misteriosa y peligrosa, moría por una serie de catastróficas desdichas. Una chica de clase media, con la necesidad de salir de su círculo de confianza. En la tercera, un depredador asesinaba a chicas de clase baja, que vivían al margen del sistema y pateaban las calles día y noche. Los adolescentes de clase baja desprotegidos y abandonados en un mundo adulto muy sórdido. En esta cuarta temporada, Veena Sud, una de las mujeres más odiadas de la televisión, se sumergió en el estrato social que le faltaba para completar su puzle sobre la adolescencia a la deriva: la clase alta. Una panda de chavales ricos problemáticos abandonados (cuando no maltratados) por sus familias conviven en una Academia Militar para ser “corregidos”. Pero en esta ocasión el enemigo no estaba ahí fuera. El enemigo eran ellos mismos. La ira y la locura que la forma en que fueron criados implantó en ellos. Del “los ricos también lloran” al “los ricos pueden estar tan perdidos y a la intemperie como los más pobres”. Kyle apretó el gatillo, pero entre todos mataron a su familia. La adolescencia como estado de sitio permanente, más como miedo que como esperanza.

Alegrías del incendio
Y justamente, esa esperanza que destierra al hablar de la adolescencia, Sud la recoge y la inocula en ese final con salto en el tiempo incluido. A lo largo de su recorrido habíamos visto que Linden y Holder eran capaces de lo mejor y de lo peor. De ser héroes y villanos, edificantes o destroyers. Tras tanta lluvia caída, tras tanto revolcón emocional y psicológico, al final, lo que había era esperanza. Parecía que esta temporada iba a contar la caída definitiva de los dos hacia la perdición, la locura en el caso de ella, la drogadicción en el de él. Con la espada de Damocles del asesinato de Skinner colgando sobre sus cabezas fuimos viendo como se iban deshaciendo como azucarillos que se precipitan sobre el café caliente. Y a la vez alejándose el uno del otro hasta que llegados a mitad de la series finale, parecía que no había vuelta atrás, algo se había hecho crash en su relación de confianza infinita. Pero no. Dios aprieta pero no ahoga.  No hubo traición, no hubo culpa, pero sí catarsis emocional y expiación de los pecados. Es curioso como Linden se ve reflejada a la vez en la coronel Rayne, esa madre en la distancia, y en Kyle, ese niño abandonado a su suerte. Y al reflejarse en ellos lo único que observa es muerte, lo que pasa cuando los monstruos vencen a los ángeles. Por eso decide entregarse, asumir que su destino es acabar precipitándose al vacío, y que no quiere llevarse a Holder en su caída.

Pero el destino por primera vez le sonríe. Si hasta ahora Linden había jugado todas las partidas de su vida con las peores cartas de la baraja, en la decisiva, la que puede condenarla de por vida por asesinato, la gana a su pesar. Aparece el alcalde que interpretaba Bill Campbell en las dos primeras temporadas y le cuenta una mentira tralará. Ella no mató a Skinner, este se suicidó, Seattle no puede saber que un policía de tan alto puesto era un metódico y terrible asesino en serie. Pero Linden no quería eso, Linden, como siempre, quería la verdad, estaba preparada para asumirla, para pagar por todos sus pecados, no sólo por haber matado a Skinner, por todos sus errores, por todas sus debilidades, por todas sus obsesiones. Y sin embargo lo que obtiene es la posibilidad de una vida. Lo que hasta ahora tenía era un via crucis, un vivir rodeada de fantasmas como le dice Holder al final. Ahora puedo vivir en el mundo de los vivos, tener una relación de verdad con su hijo, levantarse y no pensar en cadáveres. En niños abandonados como lo fue ella. En muerte, en tristeza, en lluvia. Cuando le dice a Holder que no puede vivir en Seattle porque la persistente lluvia sólo le huele a fatalidad y destrucción, confunde sus miedos con el mundo exterior. Una ciudad puede ser un mundo de la vida o un mundo de la muerte. Lo importante es como la construyas tú, si hacia el futuro, o hacia el pasado. La sonrisa final, es la respuesta.

PD: Sensacionales los trabajos de  dirección de toda la temporada, pero sobre todo en la series finale a cargo de Jonathan Demme, una radiografía del rostro humano. Con la cámara pasando de los planos generales a los primeros planos para capturar cada estado emocional de los personajes hasta hacer que nos sumerjamos en sus sentimientos hasta lo más hondo. Y si le sumamos la secuencia del asalto a la casa, lo único que puedo hacer es aplaudir el trabajo de Demme y desear ver cosas suyas más a menudo.

2 comentarios:

  1. No lo he leido pero has puesto alegrias del incendio, mañana te abrazo.
    Pd: deberias aprobar los comentarios

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaajaja sabes que es la única canción que le entiendo a Jota y que por eso me gusta jajajaja
      No, Juan, mi blog es democrático jajajaja soy el Pablo Iglesias del mundo blog xD

      Eliminar