lunes, 31 de marzo de 2014

Sólo te quería a ti

THE GOOD WIFE - The Last Call



Me pasé el día persiguiéndote por la ciudad. Cazando a un fantasma, acariciando momentos que me había perdido. Intentando completar el puzle de tu marcha. Juntando las piezas, haciéndolas cuadrar aunque al ensamblarse me desgajaran como a una naranja. A mitad de camino sentí que te había perdido antes de que te fueras. Un dolor terrible. El dolor de saberse culpable, de arrepentirse, de perder un trozo de tu vida. Por la ambición profesional y el pragmatismo familiar sacrifiqué mi amor por ti. Cuando las puertas del ascensor se cerraron no estabas tú, sosteniéndome, empujándome hacia territorios salvajes, peligrosos. No estaba tu boca, ni tu aliento, ni tus manos. No estaba tu voz, que siempre me enredaba en tus juegos. No estabas tú. Cuando por fin había asumido la derrota, supe la verdad sobre el final. O creí saberla. Al final, tú me encontraste a mí. A la idea de nosotros. A la necesidad de nosotros. Eso significaba la última llamada que me hiciste. Ese mensaje que casi no me llega, que casi se esfuma en tu partida, esas últimas palabras que no llegaste a pronunciar. Esa ostia de la vida. Cruel. Me agarraré a mis sentimientos para no hundirme. Había un futuro para nosotros dos, después de todo. Sí, ahora sé, que en el fondo, sólo te quería a ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario