miércoles, 25 de diciembre de 2013

Las rookies de 2013 (I)

10. Brooklyn Nine-Nine

Andy Samberg es mi rey de la comedia

Tiene un humor muy blanco, sí. Pero me parece una serie con mucho encanto que ha logrado una buena dinámica de grupo y que tiene un protagonista con mucho carisma. Sí, sé que mucha gente odia a Andy Samberg, pero yo soy un poco muy fan de sus exageraciones. Es la única sitcom de esta lista, así de mal está el género.

9. Hannibal

En la boca del lobo
Hacer una serie tan oscura e insana como esta en una network tiene mucho mérito. Que una operación tan arriesgada te salga bien, más. Hannibal, además de ser una de las series mejor dirigidas (y fotografiadas) de la televisión actual es un cuento perverso que te mete de lleno en un truculento camino hacia la locura. Fue de menos a más hasta embriagarnos. Muchas ganas de ver la segunda temporada.

8. Orphan Black

Una de las grandes parejas cómicas (y múltiples) de este año

Esta serie ha sido uno de mis grandes placeres seriéfilos del año. Me lo he pasado como un enano en esta historia de conspiraciones imposibles hecha con cuatro duros pero con mucho humor y con Ella. La Diosa revelación del 2013: Tatiana Maslany.

7. Dates

El mejor trabajo de Geraldine Chaplin fue parir
Vi Dates en modo bing watching en un tren de larga distancia a través del estado español. Y me tocó. Es divertida, es graciosa, es tierna, es cruda y es inteligente. Este baile de citas no podría estar mejor escrito e interpretado ¡qué delicia!

6. Please like me

Ti, déixate vir

Se nos dijo que era la respuesta australiana a Girls en clave gayer, y algo de eso hay. Su protagonista, al igual que Lena Dunham, hace un yo me lo guiso, yo me lo como, y el personaje que se guarda para sí es igual de repulsivo, y aún así tenemos que amarlo en su maldad cotidiana y excentricidad pasada de rosca. Alrededor un grupo de personajes con mucho encanto. Please like me es televisión de autor. Y muy buena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario