lunes, 16 de diciembre de 2013

En esta ciudad. Treme 4x02

TREME - This city


Esta secuencia fue puro amor

El segundo capítulo de la última temporada se llama This city. Como la canción de Steve Earle que es el gran hit de Annie y su banda en la serie. Una canción perfecta para hablar de la New Orleans post-Katrina. Ha sido un capítulo duro. Yo no he podido parar de repetirme todo el rato en mi cabeza "en esta ciudad", haciendo un mix con el "en este país" de Larra que tan bien conocemos y padecemos día tras día. En esta ciudad la corrupción galopa a sus anchas y a las personas les llega el agua hasta la barbilla. En el mejor de los casos. En esta ciudad nada funciona, el sistema está quebrado. En esta ciudad todo lo que queda es luchar día tras día por sobrevivir.

Red lights! Algún que otro espoiler hasta el 4x02 de Treme anda suelto
El jefe Lambreaux se está muriendo. Si en el anterior capítulo parecía (he aquí la clave) que la vida le sonreía por fin, nos han dado el mazazo en este capítulo, justo al inicio, un golpe seco, rotundo. Su cáncer es incurable, deja la quimio y emprende el trayecto final de su vida. A lo largo del capítulo lo acompañamos en un hermoso paseo por su pasado, por su infancia, por su matrimonio, por una New Orleans que ya no existe... El tacto, la delicadeza, el cariño con el que han tratado el tema ha sido un gustazo, un gran éxito narrativo, una vertiente del relato muy emotiva y conseguida.

El otro golpe emocional del capítulo es el que sufre Antoine con el asesinato de una de sus alumnas. Un desolador retrato de la violencia, de la miseria humana. La criminalidad en New Orleans siempre ha sido uno de los elementos que con más dureza ha mostrado la serie, y esta muerte sin sentido (se produce tras una concatenación de malentendidos en un mundo violento) lo evidencia. Ver a Antoine, el corazón y la alegría de la serie, destrozado, hundido en el pesimismo, produce un gran impacto en el espectador. Es lo maravilloso de una serie que ha cuidado a sus personajes como ninguna otra. Los ha dotado de tantas capas que son palpables, y sus miserias también. Sus miserias se acurrucan a nuestro lado.

Para terminar, y volviendo un poco al inicio, voy a destacar en tercer lugar cómo la corrupción sistemática de la policía resquebraja no solo la ciudad, sino las vidas humanas. Todo marchaba bien entre Toni y Terry, y sin embargo la corrupción con la que tienen que luchar día tras día acaba entrando en su hogar, en su corazón, en sus pensamientos, nublándolo todo, hasta el cariño. Siempre me ha maravillado como Treme muestra la corrupción como un monstruo que arrasa todo a su paso, que lo enfanga todo hasta convertir, sí, a esta ciudad, New Orleans, en una ciénaga dónde las personas buenas tienen que malvivir porque no se les permite que encuentren la salida a su laberinto de problemas. Ha sido un capítulo duro y triste, sentido y bello. A ver que nos depara el 4x03 que emitió ayer HBO. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario