lunes, 2 de diciembre de 2013

Acción sin gracias (no pude evitarlo)

El punto más destacado del plano es la napia del amigo Andy Samberg

Para desolación de un servidor este año pocas series han dedicado un capítulo a Thanksgiving (y anteriormente también pocas habían hecho un especial de Halloween), esperemos que por lo menos sí se respete la Navidad (o arderán galletitas de jengibre). He echado especialmente en falta los capítulos temáticos de Modern Family, que por su propio estilo de humor suele firmar muy buenos episodios. De todas las series que veo las únicas que han decidido traer Thanksgiving a nuestros corazones fueron New Girl, Brooklyn Nine-Nine, The Big Bang Theory, y muy de pasada Sleepy Hollow. A las networks no les llega con ir a la deriva que además pretenden fastidiar uno de mis mayores placeres: "los capítulos de celebraciones". Enlazando con esto, ¿por qué en las comedias del cable no se hacende forma generalizada caps de festividades? ¡Con el juego podrían dar en series como The League o Awkward reventando los estereotipos! 

Ha sido por lo tanto una semana de Thanksgiving televisivamente pobre tanto en cantidad como en calidad. Si me tuviera que quedar con un capítulo me quedaría con el de la comedia revelación de la temporada (título sin especial mérito viendo el nivel de los estrenos), Brooklyn Nine-Nine. La nueva serie de Michael Schur (Parks and recreation) sigue avanzando en la consolidación de sus personajes y las interacciones entre ellos, y bajándole la dosis de protagonismo a Andy Samberg para evitar que a la gente le resulte tan pesado/pasado (no me incluyo, me encanta Samberg). Para el capítulo de Thanksgiving han optado por unos ingredientes bastante convencionales: cena desastrosa, pasado familiar triste... Quizás haya sido el capítulo de la serie con un humor más blanco (lo del sexo cadavérico de uno de los primero capítulos de la serie queda en las antípodas). Sin embargo ha funcionado, ha sido dulce, gracioso y entrañable, que son tres adjetivos muy positivos a la hora de hablar de una festividad tan emotiva para los amigos yankees como esta. Sin embargo ver una serie reventando los valores de Thanksgiving podría ser muy divertido, querida FX, repito, para la próxima temporada de The League bien os podíais mandar unos cuantos chistes sobre profanación de pavos  ¿no?

En cuanto al resto de ofertas, el capítulo de The Big Bang Theory estuvo bien. Sheldon borracho es siempre un must see. La trama de Penny y Leonard hizo aguas por todas partes, pero el coro de señoras compuesto por Amy, Rash y Bernadett que la salpimentó sí que resultó divertido. New Girl sigue confirmando que está un poco perdida este año, mucha gente cree que como le ha pasado a muchas otras series la consumación de la pareja amorosa central ha estropeado la serie, en cambio yo creo que todo en New Girl está estropeado salvo la pareja central. Y el cap de Thanksgiving me lo ha confirmado. Su mejor personaje, Schmidt, sigue siendo la sombra de lo que fue, Coach es insufrible, una rémora de la que deben librarse cuanto antes, y Cece ha perdido su encanto. Lo de Sleepy Hollow no es en realidad un capítulo de acción de gracias si no más bien uno de Halloween, con esa boscosa casa encantada centrando el relato. Eso sí, con la excusa de Thanksgiving se han permitido hacer unos cuantos y acertados chistes sobre realidad histórica y la mitología de las festividades, a la vez que han profundizado en la construcción de esa familia-amistosa que lucha contra los demonios que quieren apoderarse del planeta. Todo muy loco, como la serie misma.

Ojalá la Navidad traiga mejores regalos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario