lunes, 25 de noviembre de 2013

Los principios del principio


Llevaba tiempo dándole vueltas a la idea de hacer un blog. Demasiado tiempo. Un blog de series y de películas, ahora que estoy recobrando cierto espacio para estas en la vorágine de series en la que me muevo. Estoy saldando una deuda conmigo mismo a la vez que intento hablar un poco menos conmigo mismo en voz alta. Cordura y otras cosas. El nombre del blog es el summum del trospidismo pero tras mucho pensar sin cazar ningún pensamiento decente fue el nombre que me susurró la cafeína. Pido disculpas de ante mano, muchas veces será ella la que me guíe, el café es demasiado hermoso para este mundo, cogiendo una cita de Six feet under y deformándola hasta la profanación.

Mi idea es, en principio (por eso un título tan absurdo) publicar por lo menos tres veces por semana, a priori lunes, miércoles y viernes, pero es posible que los días bailen, e incluso que me sienta inspirado y publique más de tres post alguna semana. Una cosa que agradezco de muchos blogs es que mantienen una periodicidad más o menos fija y un ritmo de publicación alto. Hacen que me sienta un poco más acompañado. En principio hablaré sobre todo de series, pero en esta época del año con los premios cinematográficos a punto de arrancar habrá mucho cine, será la primavera la que coloque a la televisión claramente por encima. 

Para no engañar a nadie voy a comenzar a escupir decenas de comentarios basura que me reflejen más o menos. Además de mis problemas totalmente descontrolados con el café, me caracterizo por sobrevalorar películas y series a niveles vergonzosos, tengo un muy grave Síndrome de Diógenes televisivo, amo mucho y muy fuerte y eso me ciega a menudo, no pretendo ser objetivo porque no creo que eso exista, y sinceramente tampoco pretendo ser imparcial.

Mis gustos se irán viendo, pero jugando al absurdo juego de cual es tu serie favorita, diría que The West Wing aunque creo que la mejor que he visto es The Wire. He fracasado tres veces en el intento de ver Deadwood, y quiero dejar claro que no me siento nada orgulloso de ello. Este último verano vi Twin Peaks, y sí, también me da vergüenza haber tardado tanto. Y no, avergonzarme públicamente no es algo que me cueste demasiado. No veo solo series buenas, ni creo que se pueda, ni lo recomiendo, así que el próximo lunes seguramente vea Treme tras ver Revenge (Rivenje). Intentaré hablar aquí no solo de las cosas que me gustan mucho. Aunque no prometo nada. Habrá post más serios y otros que espero conseguir que no lo sean. No se puede hablar de Scandal (Escándalo) de forma seria, y pretendo hablar mucho de Olivia Pope y Mellie (Diosa) este año.

Aquí se venera siempre a Allison Janney, Julianna Margulies, Sarah Paulson y Elisabeth Moss. Da igual lo que hagan, y no será porque Allison no haga mierda en la tele (Mr. Sunshine, esa joya) y Julianna en el cine (cuatro palabras: Serpientes en el avión). Se odia a Rob Lowe desde tiempos inmemoriales, se desaprueba el éxito entre crítica y público de The Big Bang Theory (ojo, la veo), en cambio se aprueba el uso y abuso de pelucas y cardados como elemento central del trashismo televisivo. Se raja de lo mal que programa HBO a la vez que se le tiene piedad a NBC por muy puta cunetera que sea y se reivindica a FX como la televisión de cable más consistente (pedradas). Y a AMC nunca se le perdonará la cancelación de Rubicon.

Aún ando dictaminando quién es el mejor actor de la historia de la televisión, si James Gandolfini por The Sopranos o Bryan Cranston por Breaking Bad. De entre las grandes series de la historia, a la que siempre se infravalora por el mero hecho de ser de sci-fi es Battlestar Galactica. Y eso duele. Mi comedia favorita es 30 Rock, sí, Friends mola y The Office es lo más, pero no, nadie como Liz Lemon. Tengo muchos happy place, en drama Downton Abbey y Shameless US, en comedia Cougar Town, por decir tres. Me pierden los contubernios y grandes conspiraciones pero al final acaban por hacerme daño cuando me explotan en la cara. Y siempre lo hacen.

En cine, decir cual es mi película favorita es como no decir nada, The Godfather. La he visto muchas veces y siempre descubro un detalle nuevo, es la película que quiero ver con mis nietos una y otra vez. Sí, un baño de sangre es lo más adecuado para unos niños. La familia. Tengo una ligera obsesión con películas que para la mayoría de la gente son malas (Contact como paradigma), nunca he llorado con una película, pero apreté una mano muy fuerte en The Reader, se me humedecieron los ojos con Benjamin Button y The Apartment y Happy Together me parten el corazón cada vez que las veo. Allí dónde halla una película sobre una pareja que se pelea estaré yo, da igual que sea La gata sobre el tejado de zinc, Un tranvía llamado deseo, Revolutionary Road o Blue Valentine. 

Como Lorelai Gilmore amo Tal como éramos y lo altamente comunista que era Barbra. Me pierden las pelis (y las series) de espías, mafiosos y políticos (no sé hasta que punto son tres categorías de seres distinguibles hoy en día) y toda comedia dramática (más bien drama con elementos de comedia) americana falsamente indie contará con mi aprobación, Reitman, Payne y compañía se aprovechan de que soy un ser débil. La única película mala de Martin Scorsese es El rey de la comedia. Kubrick es eterno. Quiero ver todas las películas de John Ford. Joseph Gordon Levitt es el mejor ser humano que habita actualmente la tierra. No hay nada más grande que una buena borracha como Liza Minnelli o una chiflada unchained como Melissa Leo (y esto se aplica a su vida, a sus series y a sus películas).

Tengo una cruzada personal perdida de antemano contra el doblaje, esa lacra. La mejor película de Woody Allen es Delitos y faltas y él lo sabe y por eso se plagió a sí mismo en Match Point. Tengo debilidad por el cobrismo como concepto capilar y vital y eso se extiende a todos los actores de ese palo. Julianne Moore debería tener 4 Oscars (Magnolia, The Hours, Far from heaven, A single man). No ha nacido mejor actriz que Kate Winslet y mujer con peor gusto para seleccionar maridos, bueno sí, Elizabeth Taylor, pero Kate tiene mucha carrera y vida sentimental por delante aún. Y DiCaprio ganará algún día un Oscar, con suerte este año (#teamUOPL).

Diría que no me ha gustado hablar de mí mismo, pero a todo el mundo le gusta hablar de sí mismo, el ser humano es egocéntrico por naturaleza.

3 comentarios:

  1. Voy cogiendo sitio.

    Por fin. Qué ilusión. Qué bien poder leerte por fin y que nos dejes disfrutar de todo eso que escribías para tí mismo. ¡Y que canalices tantas horas de visionado dejándonos leerte!

    Y viva el cobricismo. Y Allison Janney. Y Kate Winslet. Y Leo, siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja :) yo también te quiero jefa ;)

      Eliminar
  2. Di con tu blog hace 2 dias, y acabo de terminarlo, estaba en busqueda de una nueva serie pero creo que tenemos un gusto tan similar que ya he visto todas las series reseñadas (que tamb estan entre mis favoritas), a excepcion de Treme, como Liz Lemon dijo "Mi DVR esta lleno, pero nunca estoy de humor para Treme".

    Pd. Me seguire pasando por aqui.
    Pd. Yo llevo 2 intentos con Deadwood y aunque me agrado la dejo para después.

    ResponderEliminar